Internet. Guía para el extranjero. Capítulo 4: Relaciones entre usuarios

Internet ha provocado un cambio y un impacto en la morfología de las relaciones humanas. Si antes eramos materia, ahora somos representaciones en forma de señales de luz viajando a velocidades super sónicas a través de fibras, antenas, aire.

Mediante el uso de ordenadores y móviles, preparamos nuestro mensaje en paquetes de información, traducimos la comunicación a unos y ceros,  le asignamos una ruta, la encriptamos, pulsamos enviar, esperamos confirmación y respuesta, una y otra vez. Se trata de un proceso automatizado e inconsciente, que no necesitamos pensar ni entender: simplemente lo ejecutamos constantemente, tanto en nuestro tiempo de ocio como en el de trabajo, como el mismo acto de respirar.

Aguardamos nuestro turno para responder en conversaciones parecidas a una partida de ping pong. Observamos conversaciones ajenas y decidimos si intervenir o no desde el anonimato y provocamos el intercambio de ideas y la controversia. Podemos afirmar que la espontaneidad desaparece en la estructura de la comunicación para dar paso a la improvisación en el tiempo. No hay un momento especialmente adecuado para iniciar una conversación, ya que las charlas en Internet generalmente no terminan, si no que mutan, permanecen en estado de letargo, se crean otras versiones de las mismas, o derivan hacia otros sujetos.

Numerizamos y calculamos el impacto de nuestras ‘señales de luz’ mediante likes, leads, shares, tags y otras muchas herramientas de medición, e incluso creamos negocios en torno a ello. En tiempo real,  creamos mega-estructuras de comunicación a escala planetaria al mismo tiempo que nosotros somos creados e influidos por ellas.

Convertimos la comunicación en un rápido tren sin origen y destino final, avanzando a velocidades incomprensibles, recogiendo a pasajeros y a espontáneos anónimos en el camino y creando un destino colectivo entre todos los pasajeros a bordo. Todos somos responsables de la dirección pero nadie lo es.

Pasajero errante, explorador de Internet, ¿hacia dónde nos dirige ahora nuestro tren?

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s