Internet. Guía para el extranjero. Capítulo 2: Jungla de datos

moebius

Aunque Internet fue creada para compartir recursos e información, en realidad encontramos que las infraestructuras que manejan el mayor flujo de actividad en la Red son controladas por entidades comerciales, o que trabajan con fines lucrativos. Las redes sociales han sido sin duda, un paraíso para el viaje del Internauta. Un nirvana social, en el que los humanos pueden medir con precisión los efectos y las consecuencias de sus relaciones sociales.  Pero no sólo ellos pueden medirlas. Corporaciones y Organizaciones de diversas índoles, invierten cantidades millonarias para acceder también a esa información, convertida finalmente en el mejor estudio de mercado de la historia.

Como si se tratara de ladrones que acechan a nuestras carteras y bolsos en nuestro  viaje al extranjero, los banners y los pop-up, ventanas, películas online, o las promesas de descarga completa, todavía aguardan en cada rincón del ciberespacio para asaltarnos. Ganarse la confianza del Usuario es crucial para provocar el Click, que más tarde y tras ser contabilizado, se transformará en ingresos e información para el anunciante y para el propietario de la web. Formas más sofisticadas de usurpación aparecen y dan paso a un sofisticado modelo de producción y consumo.

El usuario, en su intrépido y solitario viaje, ya no sólo tiene que cuidar de su tarjeta de crédito. Ahora también debe cuidar su información privada, el rastro de su actividad e incluso de su juicio personal, moral y ético. El miedo, la duda o la manipulación, se utilizan como herramienta de influencia en un tiempo inmediato y a escala  masiva para influir en la toma de decisiones de los usuarios. Se trata de técnicas que han sido utilizadas tradicionalmente para afectar a los mercados bursátiles y ejercer influencia sobre los brókers, o lo que es lo mismo, quienes eran los encargados de organizar las transacciones entre compradores y vendedores a gran escala y a tiempo real.

A pesar de ello, si el Viajero es capaz de manejarse entre la espesa  jungla de los datos, Internet sigue siendo un paraje maravilloso, creativo, exótico, inesperado e infinitamente sorprendente. El usuario es hoy en día un viajero que camina a velocidad de la luz por la estepa del ciberespacio, y que a pesar de circular por lugares  estrictamente numéricos, genera influencias allá donde va, inmediatas y masivas con consecuencias extremadamente orgánicas.

No os perdáis el próximo capítulo tres de nuestra guía para Internet “Influencias”.

Más Habeiscreadounmonstruo en https://www.facebook.com/pages/Habeis-creado-un-Monstruo/126837230819585

Imagen: Moebius.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s