Imaginaciones

Es cierto que siempre tuve pánico a las Imaginaciones. Hondonadas de estupideces que proliferaban en el inconsciente. O técnicamente, un tipo de larvas blancas que se ubican en el área más oscura de la mente. Existen numerosos factores de riesgo, tantos, que cualquiera podría verse afectado por este trastorno. Resultaba sorprendente la agresiva forma en que intervenían aquellas abrasivas alimañas. Después de traspasar la pared de la lógica, dichos insectos avanzaban hasta asentarse en el lóbulo de lo razonable, creando así toda una serie de agujeros mentales que me impedían llevar a cabo mis tareas diarias con la normalidad necesaria.

De vez en cuando me quedaba dentro de aquella extraña enfermedad para poder descansar, pues todo el tiempo que estaba fuera no podía dejar de luchar en contra. Creo que sólo me sentía en paz cuando me dejaba agredir por ella, sintiendo aquellos gusanos carcomiéndome la sensatez. Observar como acababan con mi integridad era poder huir. Para ello me dejaba hipnotizar por toda aquel desfile de objetos, personajes e historias improbables, todos ellos consecuencias de la infección.

Mis amigos y familiares achacaban aquellos síntomas a la hipocondría o a la falta de sueño. “Utilizas demasiado el ordenador” o “Deberías descansar más”. Yo les daba la razón para no preocuparles, pero en el fondo sabía que aquella siniestra patología era muy grave.

El antídoto debía estar en alguna parte. Sabía que leer el periódico, estudiar o ver la tele hacía retroceder el desarrollo de las colmenas producidas por aquellos parásitos. Sin embargo, en cuanto me descuidaba, la infección se volvía a propagar como una mancha de crudo que se expandía y que envenenaba cualquier atisbo de cordura emergente.

Dejé de luchar al darme cuenta de que prefería fallecer. Batallar contra el ejército de uno mismo era una violenta forma de autodestrucción que no estaba dispuesta a asumir. Al fin y al cabo mi cuerpo había creado un monstruo, ¿quien era yo para arrebatarle la idea?

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. mercedes dice:

    UN TEXTO,MARAVILLOSAMENTE HILVANADO. NI UNA PUNTADA SIN HILO. SENCILLAMNETE GENIAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s