Súmmum

Llegó el momento que había estado esperando toda su vida. Por fin, el plan secreto de la señora Carmen concluía. La ansiedad que había estado acumulando para lograr aquel éxito, se evaporaba como una pastilla efervescente en un vaso de agua. Había llegado el final de una inquietud que había ido penetrando en las profundidades de su pozo sin fondo. Aunque ella luchaba por llevar a cabo una vida normal, un misterioso desasosiego de procedencia desconocida la carcomía a diario. Desde el momento en que nació, había estado tejiendo inconscientemente aquella red de casualidades que le conducirían hasta ese magnífico instante. A pesar de que las circunstancias en que ocurrió el esperado momento fueron extrañamente fascinantes, lo más increíble fue todo lo que tuvo que suceder para llegar a ese súmmum, esa cúspide vital, aquel estado de nirvana y en defnitiva, ese genial dardo en la diana existencial. Por eso cuando un velocirraptor apareció en el supermercado  a través de un agujero de gusano en el universo temporal mientras ella compraba panceta en el puesto de la señora Antonia, esbozó una sonrisa de gloria y de éxito justo antes de ser devorada, pues comprendió en tan sólo dos nanosegundos que aquel momento había sido el auténtico motivo de su angustia y de su entera existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s