Informe Sobre Muerte Accidental nº.58987

Y entonces le he preguntado con voz Omnipresente a uno de los humanos si quería seguir con mi tarea. No me gusta dar esos sustos, pero a veces necesito años para hacer llegar un mensaje al plano real si no es de esta manera.

Entiendan, que después de tantos millones de años, mi salud se estaba deteriorando gravemente a causa del estrés y del desgaste que me producía aquella tarea. Yo también tenía derecho a unas vacaciones, ¿No?. La verdad es que era angustioso estar vigilando sin cesar toda la actividad del Universo Uno yo solo. Lo que más me fatigaba era supervisar a los humanos. Imagínense que vigilar a un árbol, a un río o a una piedra no es tan diícil. Esos tíos ya saben más o menos lo que tienen que hacer y no me dan demasiados problemas. Bueno, no me lo tengan en cuenta, pero a veces se me fue un poco de las manos con alguna de esas guerras o catástrofes naturales. Pero eso puede pasarle a cualquiera, y si no, recuerden lo que le ocurrió hace poco al del Universo Once. En mi defensa diré que aquello sucedía únicamente en el momento en que me ausentaba yendo a por un café o al lavabo, y es cierto a la vuelta me he encontrado que la cosa se había descontrolado un poquito. En fin, que a efectos burocráticos digamos que fueron leves “fallos del sistema”.

Pero como iba diciendo al principio, y como indica el protocolo en estos casos, utilicé nuestra magnífica y sofisticada M.A.E.M (Máquina Aleatoria para la Elección de Muertes) y fui a dar con un humano a fin de que me susbtituyera durante el tiempo de mis vacaciones. Así que cuando le hablé y le dije que había sido elejido para continuar con mi tarea de vigilar el Universo Uno durante un tiempo le dió un infarto y se murió en el acto. Prometo que seguí todas las formalidades que figuran en El Manual: puse la luz blanca, utilicé el Eco, e incluso proyecté una imágen de uno de esos Iconos Religiosos para que no fuera tan impactante. Pero se murió.  Si tienen ustedes cualquier pregunta acerca de este suceso, quedo  a su disposición para darles cualquier información adicional. Y espero que tengan ustedes en cuenta el Convenio que me ampara antes de tomar cualquier decisión respecto al error que cometí hoy, dia 14 de noviembre de 2012 a las 13.16h.

Saludos cordiales,

Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s