Osados: Manual para no morir al despertar

No se engañe. Ningún día es igual que el otro. El intrépido acto de despertar y abrir los ojos cada mañana es una completa osadía. Un acto de valentía y rebeldía que a menudo es banalizado hasta el punto de olvidar que en ese momento su integridad está en juego. Despertar le convierte automáticamente en un ser enormemente temerario y frágil. Cabe la posibilidad de que en el mismo primer nano-segundo de contacto visual con el mundo real, un evento nuevo, sobrecogedor y atroz, le esté acechando.  Espiándole mientras duerme y aguardando hasta el momento en que usted tenga la voluntad de vivir, abrir los ojos y despertar. Debajo de la cama, detrás de la puerta, en el trabajo, en la calle, en el coche, en el bocadillo, en una mirada o en un texto.   Con el fin de preservar nuestras organizadas y ordenadas vidas, lanzamos un llamamiento a la sensatez y a la prudencia. No olviden tener una escrupulosa precaución y recuerden:  un día disfrazado de apariencia inofensiva, esconde al revolver de cada segundo los eventos más insospechados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s