Barcelona, la Cigarra y la Hormiga.

¡Que feliz era la cigarra en verano! El sol brillaba, las flores desprendían su aroma embriagador y la cigarra salía de fiesta cada noche y se emborrachaba. El futuro no le preocupaba lo más minimo: el cielo era tan azul sobre su cabeza, las calles rebosaban de guiris felices y sus canciones eran alegres… Pero el verano no es eterno.
Una triste mañana, la cigarra fue despertada por un frio intenso; las hojas de los árboles se habían puesto amarillas, una lluvia helada caía del cielo gris y la bruma le entumecía las patas. Aquella madrugada, el aparatoso camión de BCNeta amenazaba con aplastarla sobre la playa, pues la cigarra se había quedado dormida en la putrefacta y húmeda arena después de una apoteósica noche de fiesta.
¿Que vá a ser de mí? Este invierno cruel durará mucho tiempo y moriré de aburrimiento, hambre y frio, se decía.
¿Por que no pedirle ayuda a mi vecina hormiga?.
Y luego pensó:
¿Acaso tuve tiempo durante el verano de almacenar provisiones y construirme un refugio? Claro que no, tenía que divertirme y vivir la vida. Pero mi canto no me alimentará.
Y con el corazón latiéndole a toda velocidad, llamó a la puerta de la hormiga.
¿Que quieres? preguntó ésta cuando vio a la cigarra ante su puerta.
Las calles de Barcelona estaban cubiertas por un espeso manto de meados, borrachos y latas rojas de cerveza vacías y la cigarra comtemplaba con envidia el confortable hogar de su vecina; sacudiendo con dolor el olor a pobre, antro, tabaco y alchol que corrompía su cuerpo, dijo lastimosamente:
Tengo hambre y estoy aterida de frío.
La hormiga respondió maliciosamente:
¿Que me cuentas? ¿Que hacias durante el verano cuando se encuentran alimentos y trabajos de camarero por todas partes y es posible construir una casa?
Estuve enviando currículums por infojobs todo el día, respondió la cigarra.
¿Y qué? interrogó la hormiga.
Pues … nada, murmuró la cigarra.
¿Te divertiste? Pues, ¿por que no bailas ahora eh?
Y con esta dura respuesta, la hormiga cerró la puerta, negando a la desdichada cigarra su refugio de calor y bienestar.

Versión del texto original aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s