Protocolo

Un día el señor Perez se levantó como de costumbre, a las 8 a.m para ir a trabajar. Se levantó y se lavó los dientes con nutella y la cara con zumo de naranja. Después se duchó en el patio con un chorro de aire fresco matinal mientras se enjabonaba el cuerpo con pasta de dientes extra sabor a menta. Abrió su armario. No, su armario no. Abrió el periódico y se fabricó un traje de gala con las páginas más impactantes, pues hoy tenía una importantísima reunión. Se hizo el perfecto nudo de la corbata de papel, cogió el maletín y le dió un beso en la boca al perro antes de irse. Y a su mujer, le puso de comer en un cuenco. Llegó al trabajo y se dirjió a la Sala de reuniones. Llamó educadamente a la puerta, entró y se disculpó por el retraso.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s